30 años de la séptima papeleta

30 años de la séptima papeleta



Hoy 11 de marzo del 2020 se cumplen 30 años del movimiento estudiantil “Salvemos a Colombia”; se dio este movimiento debido a la circunstancias agobiantes de los colombianos; por aquel entonces se presentaba el esplendor del narcotráfico, el clientelismo, la inseguridad, la injusticia, por ende el movimiento estudiantil, decidió buscar una solución creando un movimiento denominado “Salvemos a Colombia”; que culminó con la séptima papeleta depositada en las urnas, para la elecciones del 11 de marzo de 1990. Con la séptima papeleta se logró la convocatoria para una asamblea nacional Constituyente la cual fue redactada en 1991 y que rige actualmente; sin embargo se han hecho 52 reformas que no han dado los resultados esperados. Llama la atención que el movimiento estudiantil logró su cometido de darle un cambio en derecho al país que tanto lo necesitaba, como fue el de la actual constitución, pero hoy día lamentamos profundamente, que este ímpetu estudiantil se quedó estático, solo se conformó con la constitución del 91 en lugar de seguir y realizar el respectivo control a estos cambios que se dieron en la constitución del 91.



La constitución vigente nos dió bastantes herramientas como la tutela, creó entidades como la Fiscalía General de la Nación, se plasmaron los mecanismos de participación ciudadana, enfatizó en la autonomía e independencia de los tres poderes, recalcó la importancia de la participación ciudadana, igualmente la preponderancia de los derechos fundamentales; lamentablemente al día de hoy con tristeza y desesperanza todavía somos presa de estos problemas aún más agravados, de aquellos que teníamos antes de la constitución del 91; y no porque ésta haya sido inútil, sino porque quienes tenían que hacerla valer, no lo hicieron o lo hicieron de forma incorrecta e ineficaz, o de forma amañada, según la conveniencia de quienes han ejercido el poder.



Un grupo político plantea la convocatoria a una nueva Asamblea Nacional Constituyente como la solución a los males que nos aquejan; en igual sentido, cuatro ciudadanos inscribieron ante la Registraduría Nacional el comité para promover la recolección de firmas de una iniciativa legislativa y normativa que da trámite a la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente.



La reflexión que nos planteamos es: Si vale la pena el esfuerzo y los recursos para reformar de nuevo la constitución u optar por ejercer un control ciudadano a las herramientas planteadas en la norma con la masiva participación de todos los Colombianos. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La institucionalidad del país al servicio de las elecciones

El voto de los extranjeros residentes en Colombia